EXAMEN VISUAL COMPLETO

Nuestros profesionales realizan una revisión completa de la vista para conocer exactamente las necesidades visuales de cada paciente. Este examen consiste en una anamnesis, es decir, una primera toma de contacto óptico-paciente para conocer el estado de la visión que incluye los antecedentes, los hábitos de salud y los síntomas que puedan existir. Después, se procede a las pruebas preliminares para obtener la graduación de la vista que proporcione una mayor calidad visual. Durante todo este proceso, en caso de ser necesario, se podrían efectuar diferentes pruebas para la prevención y detección de anomalías visuales, como la medición de la presión intraocular o la revisión del globo ocular para detectar alteraciones y, en caso de necesidad, se remitiría al oftalmólogo especialista.

CONTACTOLOGÍA CLÍNICA

Se trata de una adaptación personalizada de las lentes de contacto, en la que se estudia detalladamente el estado de los ojos y se seleccionan las lentes de contacto más óptimas para las necesidades visuales de cada paciente.

BAJA VISIÓN

Las causas de la baja visión suelen estar relacionadas con la edad. Consiste en una limitación de las capacidades visuales por un deterioro de la visión, que se puede derivar de problemas como hipertensión, diabetes u otro tipo de patologías visuales, como el glaucoma.

OPTOMETRÍA COMPORTAMENTAL

La optometría comportamental consiste en un estudio del sistema visual completo para conocer los hábitos visuales por parte del paciente en los diferentes ámbitos de la vida diaria, como el laboral, el deportivo, etc. Con ello, se procura que el paciente reciba la información más óptima posible mediante un entrenamiento que mejore su rendimiento visual.

ORTO-K:

La ortoqueratología (orto-K) es un procedimiento de corrección de la miopía durante el sueño. Para ello, se utilizan lentes personalizadas que modifican la forma de la córnea durante las horas en las que el paciente duerme.

TERAPIA VISUAL

Con la terapia visual, se pretende un mejor rendimiento visual mediante la ejecución de una serie de ejercicios dirigidos a combatir cualquier disfunción visual. Por ejemplo, se puede lograr mejorar el rendimiento escolar o laboral e incluso prevenir o controlar determinados tipos de miopía.

VISIÓN Y APRENDIZAJE

Se trata de dos conceptos estrechamente relacionados dentro del ámbito escolar, de hecho, muchos problemas de aprendizaje vienen derivados de un problema visual. Es por ello por lo que se evalúa qué disfunción visual podría presentar el niño para encontrar una solución con la que asegurar que las habilidades visuales no se vean afectadas.

ERGONOMÍA VISUAL

Los síntomas de una falta de ergonomía visual suelen conllevar enrojecimiento de ojos, picor, visión borrosa o sequedad ocular, factores que demuestran un aumento de la fatiga visual. Por ello, se ofrecen los mejores consejos para adaptar el entorno a las necesidades visuales de cada paciente.