¿Qué excesos en Navidad pueden afectar a tu vista?

excesos navidad afecta vista

Cuando llegan las navidades intentamos controlar los excesos en las comidas para intentar evitar problemas cardiovasculares y de sobrepeso. Sin embargo, muchos no tienen en cuenta que la vista también puede sufrir estos excesos producidos por las abundantes comidas que tenemos durante estas fiestas.

¿Qué factores debemos tener en cuenta? A continuación os detallamos una serie de puntos que tenemos que controlar para evitar futuros problemas para la vista:

El exceso de azúcar puede provocar ceguera. Las navidades son sinónimo de comidas copiosas pero, sobre todo, de comer dulces en abundancia. Por tanto, la primera recomendación que trasladamos es que los dulces navideños se deben consumir con moderación, especialmente las personas que padecen diabetes.

Según la Federación de Diabéticos Españoles, el 16% de las personas ciegas en España lo son a causa de la diabetes. Y por eso debemos tener en cuenta un factor extremadamente importante: esta enfermedad provoca trastornos como la retinopatía diabética y el edema macular diabéticos, dos de las principales causas de ceguera en países desarrollados.

Otros problemas que puede causar el exceso de azúcar son: visión doble, cambio de graduación, opacidad del cristalino y glaucoma, entre otros.

Cuidado con el consumo de grasas y alcohol, pueden conducir a una retinopatía hipertensiva. El consumo de alcohol y de alimentos que contienen alta cantidad de grasas aumentan el riesgo de hipertensión arterial, problema bastante común durante esta época del año. Cuando trasladamos este problema a la salud visual podemos sufrir de visión borrosa, llegando a casos más graves como retinopatía hipertensiva. Cuando la presión arterial es muy elevada, el ojo se resiente llegando a ocasionar hemorragias, dilatación de las arterias y, en el peor de los casos, una inflamación en el nervio óptico, conocido como edema de papila.

Problemas relacionados con el tabaco.

  • Degeneración macular: el tabaquismo multiplica el riesgo de padecer esta enfermedad, relacionada con el estrés oxidativo.
  • Daños en el nervio óptico: conocida como ambliopía del tabaco, que provoca la pérdida de agudeza visual.
  • Retinopatía diabética.
  • Cataratas: un 40% más frecuente entre los fumadores.
  • Ojo seco: un problema provocado por el humo del tabaco y que también puede afectar a fumadores pasivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *