¿Cómo hacer para no empañar las gafas con la mascarilla?

7 Trucos para que no se te empañen las gafas con la mascarilla

chico gafas con mascarilla

Está más que comprobado que las mascarillas nos protegen de la transmisión del coronavirus, sin embargo, somos muchos los usuarios de gafas que sufrimos la molestia de que se nos empañen y nos preguntamos qué hacer para evitarlo.

Y es que con la obligación de las Autoridades Sanitarias de llevar mascarilla para evitar la expansión del COVID-19, esta molestia se ha convertido en un problema que afecta a gran parte de la población.¿Qué podemos hacer que no aparezca vaho en las gafas? Vamos a contarte siete tips para evitar la maldita niebla que cubre las gafas cuando llevamos mascarillas. Pero primero veamos por qué ocurre.

¿Por qué se empañan mis gafas?

A través de la respiración, el cuerpo desprende calor y que, al llevar mascarilla, ese aire que soltamos por las vías respiratorias se cuela por la parte superior y nos cubre las lentes de vapor; algo que nos molesta y dificulta la visión. 

chica con gafas empañadas por vaho mascarilla

El vaho se forma cuando el vapor de la respiración aterriza en las gafas, que están más frías, produciendo diminutas gotas que dispersan la luz y reducen la capacidad de los cristales de transmitir el contraste (cuando los colores claros permanecen claros y los oscuros, oscuros).

7 maneras de evitar las gafas empañadas

Ahora que ya sabes por qué se te empañan las gafas, vamos a centrarnos en siete modos que te planteamos para evitarlo cuando lleves mascarilla. 

1. Lava los cristales con agua jabonosa

agua jabonosa para evitar gafas empañadas mascarilla

Antes de colocarte la mascarilla, lava las gafas con agua jabonosa (¡ojo, no es lo mismo que usar agua y jabón por separado!) y sacude los restos de agua. Después, deja que se sequen al aire o frótalas suavemente con una gamuza de microfibra.

¿Por qué funciona? Porque el agua jabonosa deja una fina capa que repele las moléculas de agua y forma una capa protectora transparente. 

De todos modos, para evitar daños en los cristales, no hay que utilizar productos como champú de niños, pasta de dientes o espuma de afeitar…

2. Sella la mascarilla

Un truco bastante habitual que suele emplear el personal médico es poner cinta de doble cara en el puente de la nariz antes de colocarse la mascarilla. De este modo, el interior de la parte superior de la mascarilla se adhiere a la nariz, por lo que queda más sellado e impide que salga el vapor de la respiración.

3. Asegúrate de que la mascarilla encaja bien

Ya sabemos que, si la mascarilla está muy suelta, el aire que exhalamos se acumula en las gafas, por lo tanto, si encaja bien, este aire buscará otras salidas. 

Por ello, es recomendable tratar de encontrar mascarillas que se adapten lo mejor posible a la zona de la nariz, como aquellas que llevan una tira de metal o elegir una con un tamaño y forma adecuado.

placas de metal para mascarilla

Si se da el caso de que queréis fabricaros vuestra propia mascarilla, intentad colocar algún elemento moldeable en la zona de la nariz, como un clip, por ejemplo.

4. Ajusta tus gafas

Si tus gafas tienen almohadillas en la zona de la nariz, se pueden ajustar para que la montura se ubique un poco más alejada del rostro, lo que permitirá que salga mejor el aire caliente, en vez de quedar atrapado en los cristales. Aunque hay que tener en cuenta que conviene que lo haga un optometrista, porque podrías, sin darte cuenta, modificar el campo de visión que las lentes tienen ajustados.

5. Prueba con productos antivaho

Para eliminar rápida y efectivamente la capa de vapor podemos también aplicar espráis, ceras o geles antivaho. 

Hay unos sistemas que funcionan mejor que otros según la química de cada cuerpo, por lo que quizá tengas que probar varios antes de elegir el que mejor te funcione. Lo importante es que nunca utilices productos antivaho que hayan sido diseñados para otros propósitos, como para coches, porque estropearán tus gafas.

6. Respira hacia abajo

Por muy simple que suene, respirar hacia abajo es el método más rápido y económico para solucionar el problema, aunque quizá el menos cómodo, porque ¿cómo se respira hacia abajo? Coloca el labio superior por encima del inferior y exhala el aire hacia abajo, como si tocaras una flauta dulce. Si has probado a hacerlo muestras leías, verás que no es una postura que se quiera mantener mucho tiempo.

7. Consulta las lentes antivaho que existen en el mercado

Si no tienes ya este tipo de lentes, has de saber que aunque no sea la opción más rápida, sin duda, es la más efectiva, ya que no tendrás que preocuparte más por el asunto, tanto si llevas puesta la mascarilla como si no. En Ópticas Florida, nuestros ópticos optometristas te informarán sin ningún compromiso sobre estas lentes. Elige la óptica a la que quieres acudir y ¡ven a preguntarnos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *